jueves, 25 de agosto de 2011

Ferdinand De Lesseps y los canales - V


Quinta entrega

Por: Alberto Méndez Pereira

Publicado en la Revista Lotería Nº 289, de abril de 1980


COMIENZO DE LOS TRABAJOS

En Enero de 1881, es decir, al año de la primera visita de Lesseps al Istmo, llegaron en el vapor Lafayette cuarenta ingenieros bajo la dirección de Gastón Blanchet y el Almirante Armando Reclús, nuevo gerente general de la compañía canalera. Su asistente, Luis Verbrugghe, había estado ya en Bogotá con Bonaparte Wyse. Algunos de estos señores vinieron acompañados de sus esposas. En el mes de Febrero, después de haber principiado los trabajos, Reclús envió a de Lesseps este lacónico cablegrama: "Comenzaron los trabajos" (Travail commencé").

No ha sido mi intención, con esta reseña, escribir aquí, ni siquiera en apretado resumen, la historia del Canal de Panamá. Tampoco mencionar lo referente al llamado "Affaire Panama". Además, tal cosa no cabría en un artículo periodístico. Mi propósito sólo ha sido y es el de dejar trazados, apenas, algunos rasgos, -no sé si lo he logrado- de la personalidad de Ferdinand de Lesseps y de sus vinculaciones con el Canal de Suez y el de Panamá. Es ampliamente conocida, inclusive en detalles, veraces unos y justos, y muchos otros, imaginarios, enquistados en la serie de libros, revistas, folletos, periódicos y monografías que, en casi todas las lenguas de los países occidentales se han publicado, en el transcurso de cerca de ochenta años, sobre el Canal de Panamá y la actuación aquí de los franceses.

Se sabe que la Compañía Universal del Canal Interoceánico de Panamá fue reemplazada por la Nueva Compañía y que, ambas sufrieron todo tipo de contratiempos: mal clima, deficiente administración, despilfarro, dificultad para conseguir los necesarios obreros, pestes y muertes y que la última Compañía tuvo que abandonar la empresa, cuyos trabajos, después de efectuada la independencia de Panamá, fueron traspasados al Gobierno de Estados Unidos.

Es también sabido que, no obstante ese trascendental fracaso, los franceses, zapadores del Canal de Panamá, habían removido o excavado, al abandonar la obra, "setentinueve (79) millones" de yardas cúbicas de tierra que, claro está, fueron de utilidad, en gran parte, a los constructores Norteamericanos. "Los franceses gastaron -dice el libro publicado por las autoridades Norteamericanas de la Zona del Canal, en 1964- doscientos sesenta millones ($260) de dólares e innumerables vidas antes de darse por vencidos. Pero el sacrificio hecho por de Lesseps y sus seguidores no fue en vano, ya que esos errores sirvieron de admonición para quienes acometerían la tarea después de ellos".

Adoptado el sistema de canal de esclusas, los Norteamericanos, es decir en este caso, el Gobierno de Estados Unidos, continuó los trabajos sobre "la línea del trazado, esculpida por el genio francés al precio inmensurable de sacrificios y amarguras sin cuento".

Además de la apreciable porción de tierra excavada, los Norteamericanos recibieron de los Franceses del canal: mapas, planos, diseños, algunas maquinarias y herramientas. Igualmente recibieron, según ellos mismos lo han reconocido, una provechosa lección, derivada de dolorosa experiencia, durante muy duros años de incesante lucha contra obstáculos de toda índole, a los que tuvieron que enfrentarse los franceses en su intento de llevar a la realización, en beneficio de la humanidad, el "Sueño de los Siglos", como ha sido llamado por los historiadores.

OBSERVACIONES.- Para terminar este trabajo, agregaré algunas observaciones, las cuales, no por ser obvias, dejan de implicar interés, a mi modo de ver. Son las siguientes:

1a. Las Compañías Francesas (la primera y la Nueva Compañía) que actuaron en la construcción del Canal de Panamá no lo hicieron oficialmente en nombre de Francia. A este respecto, David McCullough, en su famoso libro "The Path Between the Seas" (página 122), recoge la información de que el Ministro de Francia en Washington, en nota dirigida al Secretario de Estado Evarts, le hacía saber que el "Gobierno Francés no estaba, en ninguna forma, mezclado en la empresa de Lesseps en Panamá y que, de ningún modo, se proponía darle apoyo directo ni indirecto".

Parece lógico preguntar:' ¿No habría sido otro, acaso, el resultado de esa magna obra si hubiese actuado el Gobierno Francés, en vez de una empresa?.

2a. El Gobierno de Estados Unidos, país opulento y en vísperas entonces de ser la primera potencia mundial que es hoy, al recibir de los Franceses 79 millones de yardas cúbicas de tierra excavadas y ciertos efectos materiales conforme antes anoté, recibieron también sanas advertencias, indirectas pero muy provechosas, emanadas de las duras y tristes experiencias sufridas por tantos zapadores, de distintas nacionalidades, cuyas vidas fueron ofrendadas como inapreciable contribución al alto costo de la "Gran Zanja" de servicio mundial.

3a. No obstante el fracaso de las compañías francesas en el Canal de Panamá, no puede desestimarse el papel preponderante y decisivo de FERDINAND DE LESSEPS al acometer, con extraordinario empeño, a la edad de setenticinco (75) años la maravillosa hazaña de construir -fue el primero en intentarlo-- este Canal con el que venía soñando el mundo civilizado desde la décima sexta centuria.

Panamá, Enero de 1980

REFERENCIAS:

David McCullough "The path between the Seas"

Eduardo Tavernier "Les Etats Unis a Panama"

Philippe Bunau-Varilla- PANAMA: La Creation, La Destruction, La Resurrection- Paris 1913.

Octavio Méndez Pereira- "Canal de Panamá" -En diez placas 50a. Aniversario. 1914- 1964. . . . ."EI Canal de Panamá".

miércoles, 17 de agosto de 2011

Yo quisiera ser civilizado como los animales

Este fue el pensamiento que llega a mi mente cuando me encuentro con la situación que a continuación describo.

Esto sucedió en las inmediaciones de la avenida 12 de octubre, frente a las oficinas de Cable Onda.

En la garita de policías está de turno un seguridad al que llamaré “El Mostachón”, por los bigotes que tiene, muy característico de su personalidad. Cuando el Mostachón está de turno, no hay estacionamiento para las visitas de Cable Onda, según él todos están comprometidos “Estamos lleno papa”, es su respuesta.

Decido estacionarme en la calle que está frente a la garita, a un costado de una casa. Esta es una calle pública y existían varios autos estacionados alrededor. Noté que gran parte de la calle tenía bloqueada las esquinas (como pueden ver en el video) con anuncios de no estacionar y pensé “debe ser que a esta familia no le molesta que se estacionen al lado de su casa”, que bien!

Para mi sorpresa, cuando regreso después de 2 horas, me encuentro con una hoja de papel periódico en el parabrisas del auto, en el área del chofer. Siguiendo la línea de pensamiento anterior “debe ser que a esta familia no le molesta que se estacionen al lado de su casa” ahora asumo “Esta gente si es buena gente, me pusieron un periódico en el parabrisas para evitar un poco el calor”...que ingenuo. Entro al auto, miro por el retrovisor y para mi sorpresa el auto que está atrás del mío, también tiene una hoja de papel periódico en el parabrisas. Es cuando me percato de la situación. El periódico estaba pegado con cola y fue difícil quitarlo, para quitar los residuos (donde pusieron la cola) es necesario utilizar querosene y una navaja, así que! Esperar llegar a la casa y realizar la operación.

Cuando las personas no somos capaces de comunicarnos por los medios que nos provee el Creador, las sociedades entran en actos de mala fé, violencia, venganza, malos entendidos, etc.. Yo hubiese entendido si me ponen un papel con un anuncio que advierta que estoy en una propiedad privada (que no lo es) o simplemente que me indicaran que no quieren a nadie estacionado al lado de su casa.

Una situación similar me aconteció en esa misma área, en el lado de los edificios, un conductor o residente molesto porque me estacione en parte de su calle, puso la defensa de su 4X4 en la tapa delantera de mi auto.

Quién paga los actos de mala fe de las personas que no actúan como civilizados? Y lo peor, sus hijos y los hijos de sus hijos se comportarán igual, porque ese es el ejemplo que siembran estas personas.

Hagamos la diferencia, “Ama a tu prójimo como a ti mismo”, en esto se resume.

video

También les dejo este Videoclip con la canción de Roberto Carlos, que pretende sensibilizar a los seres humanos en cuanto al cuidado del Ambiente y la armonía de las relaciones.

sábado, 6 de agosto de 2011

Ferdinand De Lesseps y los canales - IV

Cuarta entrega

Por: Alberto Méndez Pereira

Publicado en la Revista Lotería Nº 289, de abril de 1980


DE LESSEPS VIAJA A PANAMA

Una vez constituida la Compañía Universal del Canal Interoceánico, y allegados los primeros recursos financieros, se dispuso Ferdinand de Lesseps a venir a Panamá, conforme él había anunciado. Partió de Saint Nazaire, en el navío Lafayette, en los primeros días de Diciembre de 1879 acompañado de su señora y algunos de sus hijos. Como técnicos vinieron con él los ingenieros Bonaparte Wyse, Jacobo Dirks, Abel Couvreux, Gastón Blanchet, Henri Bionne y otros funcionanos.

De Lesseps y su comitiva llegaron a Colón (Bahía de Limón) el 30 del mismo mes y fueron recibidos con inusitadas muestras de entusiasmo, tanto por el mundo oficial como popular. Quedaron maravillados, durante el trayecto de Colón a Panamá, del paisaje que, desde el tren, se ofrecía a su vista por primera vez. De Lesseps exclamaba, a cada paso: "El Canal se hará".

El recibimiento en la ciudad de Panamá fue triunfal. El pueblo henchido de alegría, curiosidad y entusiasmo, se agolpó en las calles al paso del "Gran Francés". Se le ofreció, con gran pompa, un sinnúmero de agasajos: banquetes, recepciones y otros festejos. Hubo hasta corrida de toros, como expresión de regocijo popular. El acto simbólico que, hace un siglo justo, efectuarían De Lesseps y su comitiva, consistente en dar el primer golpe de pica en las orillas de la entrada del Río Grande (La Boca) que sería la entrada del Canal del lado pacífico, no resultó como se tenía planeado. La causa se debió a la baja marea que impidió a la lancha "Taboguila", en que viajaba la comitiva, acercarse al sitio elegido para esos fines. En vista de la circunstancia, De Lesseps, sin arredrarse ante tal contratiempo, en un chispazo de su imaginación, se apresuró a manifestar, en tono solemne, ante los allí presentes, que donde quiera que se diese ese primer golpe de pica ("Le premier coup de pioche") sería solamente simbólico y que, por lo tanto, no había razón ninguna -agregó- para que no se hiciera la ceremonia en donde se hallaban en ese momento: en la lancha. Seguidamente, su hija Fernanda agitó una "reluciente pica", traída especialmente de Francia, dentro de una caja llena de arena. Le siguieron en la "simbólica operación" todos los miembros de la Comisión de Técnicos que acompañaba a de Lesseps, como "señal de alianza de todos los pueblos que contribuyen a la unión de los dos océanos para bien de la humanidad". El Obispo José Telésforo Paúl bendijo la ceremonia. (McCullough). La ceremonia se efectuó en los albores de 1880.

Se justificaba -comento yo el original gesto de Lesseps con el que hizo frente a aquella contrariedad, ya que los encargados de la "Taboguila" no calcularon las horas de las marcas ese día y porque, como bien dijo de Lesseps, ese acto, donde se hiciera, sería solamente simbólico - ¿No son -pregunto yo- solamente simbólicas donde quiera que se hagan, todas las ceremonias de colocar la "primera piedra", dar la "primera palada" y el "primer golpe de pica"?- ¿No son esos actos únicamente expresión, más o menos solemne, de un deseo, de un propósito que, muchas veces, en muchas partes del mundo, no se realizan? - ¿No se han quedado, en efecto, muchas primeras piedras, muchas primeras paladas solamente en eso: en simples primeras piedras y primeras paladas? - Ahora bien, en cuanto al Canal de Panamá es sabido de todos que éste comenzó a ser construido en el sitio escogido: La Boca del Río Grande.